Image by Pascal Swier

DEPORTES CREADOS POR YMCA

JUAN CARLOS CERIANI:

CREADOR DEL FUTBOL SALA

Los precedentes del fútbol sala hay que buscarlos en Uruguay en el mes de octubre de 1930 como una respuesta a los niños y jóvenes por expresar sus anhelos de practicar fútbol en espacios reducidos, estimulados por la euforia que vivía Uruguay que acababa de ganar el Primer Mundial de Fútbol, culminando dos hazañas anteriores de 1924 y 1928, donde clasificó Campeón Olímpico en París y Amsterdam respectivamente.

 

En aquella época el fútbol era una auténtica locura en las calles de Montevideo.

 

Fue entonces  que el profesor Juan Carlos Ceriani, sub-director del Departamento de Educación Física de la YMCA en Montevideo desde el año 1926, se dio cuenta de que los niños jugaban al fútbol en canchas de baloncesto al no haber campos de fútbol libres e intentó solucionar el problema. Su gran acierto fue el acercar el fútbol a una cancha pequeña destinada a otros deportes.

 

Ceriani utilizó las reglas del waterpolo, balonmano, y baloncesto, redactando las primeras reglas de juego que anunciaban la creación de un nuevo deporte.

 

Del baloncesto  se recogieron los cinco jugadores en cancha, el tiempo de juego (40 minutos) y el posicionamiento de algunos jugadores. En cuanto al balón se buscó un modelo que rebotara poco. Por último las porterías se podían improvisar dibujándolas en las paredes a imitación de las de balonmano.

 

Del balonmano recogió la prohibición de tirar a puerta desde cualquier posición, así como las medidas de la cancha de juego.

 

Y por último del waterpolo toda la reglamentación relacionada con los porteros.

 

El fútbol de Salón fue creado en la vieja casa de YMCA en Montevideo, Uruguay; como una respuesta a los niños y jóvenes por expresar sus anhelos de practicar fútbol en espacios reducidos, estimulados por la euforia que vivía Uruguay que acababa de ganar el Primer Mundial de Fútbol, culminando dos hazañas anteriores de 1924 y 1928, donde clasificó Campeón Olímpico en París y Amsterdam, respectivamente.

 

Como docente de YMCA, el profesor Ceriani buscó solucionar ese interés masivo ya que en el gimnasio los deportistas por un lado pateaban las pelotas rompiendo los vidrios y por otro jugaban al fútbol en canchas de baloncesto al no haber campos de fútbol libres intentando solucionar el problema. con gran acierto al acercar el fútbol a una cancha pequeña destinada a otros deportes durante cualquier época del año.


 

Fue así que Ceriani inspirado en los inventores del básquetbol y del voleibol, Naismith y Morgan, a quienes conoció durante la realización de su Maestría en Educación Física en el Springfield College de EEUU; utilizando el espíritu del Fútbol y con la aplicación de reglas de waterpolo, balonmano y básquetbol redactó las primeras reglas en seis páginas con once artículos que anunciaban la creación de un nuevo deporte.

 

Del baloncesto  se recogieron los cinco jugadores en cancha, el tiempo de juego (40 minutos) y el posicionamiento de algunos jugadores. En cuanto al balón se buscó un modelo que rebotara poco.

 

Por último las porterías se podían improvisar dibujándolas en las paredes a imitación de las de balonmano.

 

Del balonmano recogió la prohibición de tirar a puerta desde cualquier posición, así como las medidas de la cancha de juego.

 

Y por último del waterpolo toda la reglamentación relacionada con los porteros.

 

A su vez inventó la pelota buscando no rebotara mucho por mayor peso y menor dimensión, haciendo las primeras experiencias con relleno de trapos y arena, trabajo que demandó tres años junto al Prof. Esperón. El arco se comenzó dibujando en las paredes incorporando el tamaño del arco de balonmano.

 

Fue tal la aceptación que en 1933 el director del Instituto técnico de la Confederación Sudamericana de YMCAs, James Summers, recomendó enviar las reglas a la Central de New York presentando para todas las YMCA de l mundo “un juego de salón” que contagió especialmente a Brasil, México, España, Perú y posteriormente al mundo entero.

 

De esa forma se empieza a incorporar un nuevo deporte al gimnasio,  lo cual origina nuevas competencias entra en los clubes; pasa a ser materia de estudio entre profesores de Educación Física y genera organizaciones que con el tiempo y la receptividad dieron nacimiento a Asociaciones y Federaciones de este deporte en cada país.

 

El éxito en Brasil fue rotundo y es ahí donde nace la primera organización en 1955. Diez años después, el 8 de setiembre de 1965,  se suscribe el acta de fundación de la Federación Uruguaya de Fútbol de Salón y tres años más tarde, en 1969, se funda en Asunción junto a Brasil, Argentina y Paraguay, la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón hasta 1971 que el presidente de FIFA, Joao Havelange, funda y preside la Federación Internacional  de Fútbol de Salón en San Pablo, Brasil.

 

Ya nada detenía el crecimiento de una disciplina independiente con intercambios más continuos entre sudamericanos consiguiendo su paso trascendental en 1980 con la presidencia de la federación internacional en manos del brasileño Januario Dálessio al realizar en México el Primer Panamericano de Fútbol de Salón en México, que abrió las puertas de la televisión y la sponsorización, despertando intereses que descubrieron un espectáculo digno de explotar.

 

Los cables empezaron a recorrer el mundo; reglamentos, pelotas, dirigentes, lográndose el sueño más deseado: en junio de 1982 se llevaría a cabo en San Pablo el Primer Mundial de Fútbol de Salón, desbordando el mayor coliseo con 15.000 espectadores, medios televisivos y emisoras radiales. Esto desembocó en el ingreso de la empresa privada dando comienzo al profesionalismo y las transferencias internacionales. De ahí en adelante, estamos más de 75 países afiliados en todo el mundo, más de 200 millones de jugadores siendo practicado desde las edades más tempranas, hasta la propia alta competencia.

 

Ante este crecimiento también aparecieron los celos de la organización tal vez más poderosa del continente en esta materia, la FIFA, casualmente presidida por Joao Havelange se pretendió pasara a depender de ella por el sólo hecho de utilizar la palabra fútbol. Esto da inicio a un plagio del fútbol de Salón llamado Fútbol 5 en 1985 cuando el fútbol de salón en Madrid decidió utilizar la sigla “futsal”, iniciándose una persecución por medio de las asociaciones nacionales de fútbol hasta que en noviembre de 1989, el fútbol de salón le dio un rotundo no a la integración con FIFA por una amplia mayoría.

 

En ese mismo congreso  del año 1992, el Profesor Juan Carlos Ceriani recibe tal vez la satisfacción más hermosa que se pueda anhelar, al ser aclamado de pie por representantes de 29 países con un inolvidable aplauso la primer presidencia de honor de la federación internacional para el creador del fútbol de Salón por lo que el propio Presidente de la República Oriental del Uruguay realizara la entrega oficial de la plaqueta que lo distingue como “ciudadano ilustre”.

DEPORTES INVENTADOS POR YMCA

BASKETBALL

En 1891, por James Naismith

YMCA Training School Springfield, Massachusetts, USA

VOLEYBALL

EN 1895 por William G. Morgan YMCA Holihoke,

Massachussets, USA

FUTSAL

En 1930, por Juan Carlos Ceriani, YMCA Montevideo

Uruguay

RACQUETBALL

En 1950 por Joseph Sobek 

YMCA Greenwich

Connecticut, USA

SOBRE NOSOTROS

YMCA es una organización global sin fines de lucro fundada en 1844 que atiende a 58 millones de personas en 119 países.

 

En América Latina y el Caribe, sostenemos una extensa red de centros comunitarios, deportivos, recreativos y al aire libre, en 24 países; enfocados en la promoción de comunidades justas, equitativas y sostenibles.

COBERTURA

  • YouTube
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram

© YMCA 2020-2022